Sobre el espectáculo

La historia que vivimos peligrosamente. 40 años de paz o España vista por quienes no conocieron el franquismo.

¿Cómo seguir contando historias a estas alturas? ¿Tiene sentido seguir narrando, seguir narrándonos? ¿Cómo influye la Historia reciente de un  país en nuestras historias con minúscula? ¿Qué ficciones tiene sentido seguir representando, y dónde, y de qué manera? Estas preguntas están en el origen de 40 años de paz, una obra construida sobre el deseo y la diversión de contar historias. La necesidad de contarnos, de seguir ficcionando, para sacar a la luz lo que somos y lo que podríamos ser.

 

más en http://www.juntadeandalucia.es/cultura/teatros/teatro-central/